Minorías mainstreaming: figuras femeninas en el cómic norteamericano, pt. 1.

Minorías mainstreaming: figuras femeninas en el cómic norteamericano, pt. 1.

Por: Verónica Muñiz-Soto

Esta es la primera parte de una serie de artículos sobre figuras femeninas en el cómic norteamericano.


  El 1975 fue el año en que el mundo finalmente pudo ponerle un lynda-carter-wonder-woman-getty-250-2cuerpo físico una de las figuras más potentes dentro de la cultura popular y del cómic de la época: Wonder Woman. A pesar de que la princesa Diana se encontraba en escena desde la década del 40, no fue hasta que la actriz británica Lynda Carter la caracterizara para la pantalla chica que muchas personas del mundo pudieron relacionarse por primera vez con una figura femenina en el espectro de eso que llamaban “superhéroes”. Wonder Woman rompía esos paradigmas de lo heroico, puesto que en la televisión los personajes femeninos siempre se limitaban a ser la contraparte débil de figuras como Batman, Superman y Captain América. A pesar de que su personaje era uno que buscaba darle poder a la figura femenina de la época, Diana tenía apariencias que manejar al otro lado del lazo de la verdad, tenía que compensar su identidad secreta con la serenidad de una asistente de oficina.

  005-the-new-adventures-of-wonder-woman-theredlist

El personaje de Diana, aunque dentro de una historia que traza su origen mitológico, también tiene características mesiánicas pues ha sido una enviada divina a ayudar la humanidad y por supuesto, como todo héroe de la época, ayudar a los Estados Unidos. Siguiendo características centrales de lo que debe ser un héroe, Wonder Woman no se aleja mucho de la fórmula de esas figuras arquetípicas de la literatura y la mitología (virtuosidad, eventos traumáticos, ayuda sobrenatural, entre otros) su única discrepancia con estas figuras sería su género puesto que la heroicidad era algo únicamente concebido dentro de la masculinidad.

Mike Madrid en su libro The Supergirls: fashion, feminism, fantasy and the history of comic book heroines (2009), traza una cronología de la figura femenina dentro del cómic norteamericano y nos presenta una característica en común de todas estas heroínas: sus vidas de “socialites” de clase alta. Esta caracterización es una muy valiosa, puesto que pone en perspectiva la caridad como una actividad social dentro de los círculos pudientes de la Norte América de los 40. Ciertamente, tampoco sería coincidencia que las figuras masculinas que representan valores de lo heroico también pertenezcan a esos círculos de poder económico y militar como sería el caso de Batman, Iron Man, Captain América y Green Lantern, entre otros.

La figura de Wonder Woman/Diana Prince fue creada con el fin de representar a una mujer que tuviese poder fuera del espacio del hogar. El derecho al sufragio femenino en los Estados Unidos logró abrir el lente a distintos asuntos relacionados a los derechos de las mujeres, y sus creadores, grandemente influenciados por la política de la época crearon un “personaje femenino con toda la fuerza de Superman más todo el encanto de una mujer buena y bella” según fue expresado por sus creadores, William Marston y su esposa Elizabeth. Siendo esto así, su historia encontró un espacio dentro de la mitología griega, donde una disputa entre Ares y Afrodita termina en la creación de las amazonas, mujeres inconquistables de Temeschyra y luego de varias disputas y guerras, Afrodita le enseña a la Reina Hipólita cómo crear un hija utilizando solo barro y luego con su divino aliento (Afrodita) logra darle vida. Durante su crecimiento, posee una fuerza inigualable entre sus hermanas y una belleza única. Su fuerza le lleva a ganar un torneo que le permite ir a los EU como embajadora de Temeschyra y según es dictaminado por su tradición, ataviada de los colores de la nación. Sería entonces, durante este periodo en que se encuentra haciendo su vida fuera de la isla, su personaje pasa a formar parte del Justice Society of America (eventualmente Justice League) y ella fungirá su labor como secretaria.

All Star Comics #13

All Star Comics #13

Sus inicios aunque fueron plagados con muy buena intención denotaron en gran medida el machismo de la época, el que relegaba a la mujer a espacios cerrados organizacionales como serían la casa y la labor clerical, entornos que eran totalmente reservados a la mujer.  Esta personificación de Wonder Woman no continuaría de la misma manera puesto que los cómics iban respondiendo a los distintos discursos políticos y sus efectos en el momento en que se encontraban. Siendo esto así, no sería casualidad que dentro de cada época del cómic se personificara una Wonder Woman  con mayor fuerza y retos mas grandes al igual que con diferencias físicas o modas muy distintas. En unas épocas se resaltaban características mitológicas y su fortaleza, otras celebrando su ira. Durante 3 décadas, Diana se reintentó varias veces, en una de estas su figura seguía una estética “punk”, revelándose de sus raíces y de su tierra y actuando como una vigilante más y ya no como embajadora de Temeschyra, puesto que le tocaría a otra figura imponente asumir ese nuevo roll: Artemisa. Dentro de lo punk del personaje también se podía ver como habían elementos “queer” que resaltaban dentro de sus tramas como el bondage y el sadomasoquismo. Eventualmente se comenzó a resaltar su aspecto más homoerótico, respondiendo a nuevos movimientos de reivindicación de la sexualidad femenina y los cuales contestaban lo que para muchos era una pregunta muy válida dentro de las condiciones en las que las amazonas vivía dentro de la isla: ¿Es lesbiana la princesa? Debido al subtexto que fue alimentando la trama a través de los años, los autores se vieron en la necesidad de ser más abiertos a la hora de contestar ciertas preguntas relacionadas a su sexualidad.

tumblr_m7a2zlrg4I1rpu7smo2_500

Ciertamente el enfoque que ha sido puesto en su sexualidad ha sido más notable a partir de los “late 90’s” y el tema, dentro de lo que va su trayectoria ha sido abiertamente discutido más sin embargo, un poco relegado a una historia que no necesita ser contada: no se le conocen parejas masculinas ni femeninas. En su última representación, Wonder Woman ha vuelto a unas raíces mitológicas que se alejan de su creación en el barro y que la sitúa como otra hija ilegitima de Zeus derrumbando el mito de su creación netamente aceptizada de la figura masculina. Aunque inicialmente la historia de una amazona con “daddy issues” no resultara nada atractiva, su historia le ha dado mayor fuerza puesto que su rebelión contra el patriarcado mitológico disfuncional termina situándola como la nueva diosa de la guerra, personificando esas últimas encarnaciones de la violencia que por muchos años se le han relegado al hombre.

Referencias:

Madrid, Mike. The Supergirls: Fashion, Feminism, Fantasy, and the History of Comic Book Heroines. Ashland, Or.: Exterminating Angel Press, 2009. Print.

Verónica Muñiz-Soto

Posee una maestría en Literatura Comparada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras donde también obtuvo su bachillerato en Psicología. Su tesis titulada "Against the 'Loi': Counterpolitics of the Graphic of the Novel" fue recomendada a publicación y se enfoca en el tema de la justicia y la figura del vigilante en las novelas gráficas de Alan Moore. Entre sus intereses se encuentran los estudios de género, estudios culturales, biopolítica y discurso político en la cultura popular.
Ha sido panelista y conferenciante en varios simposios universitarios. Es la creadora y conductora del programa de crítica de cómics y novelas gráficas, Entre Paneles (iTunes). Es creadora de la página postAKAdemix. Actualmente trabaja el manuscrito para su primer libro.
Please like & share: