Say cheese! Flash! Reflexiones contemporáneas de un boricua sobre el superhéroe Flash, pt. 1.

Say cheese! Flash! Reflexiones contemporáneas de un boricua sobre el superhéroe Flash, pt. 1.

Flash reflexiones

Flash: The Beginning of Tomorrow #0 (1994)

Por Manuel S. Almeida, Ph.D.

Yo nací en el 1979. Mi pasión por la lectura –que hoy por hoy me ha permitido pagar las cuentas– comenzó por los cómics. De chamaquito, y en parte por influencia de mi hermano mayor, leí cómics como una de mis formas favoritas de entretenimiento. En la farmacia Hyde Park (hoy sigue existiendo como farmacia pero con otro nombre y sin vender cómics) a los cinco, seis y siete años llegué a comprar cómics de KalimánChespiritoCondorito y eventualmente de superhéroes. Los cómics en ese tiempo me ayudaban a vivir la vida; a colorear mis experiencias con buen ánimo, con misiones y metas fantásticas añadidas a las mundanas y ordinarias.

De los superhéroes, en ese entonces, entre los de Marvel y DC, siempre sentí más afinidad y gusto por los de DC: Batman y Robin, Superman, Linterna Verde, Flash, Mujer Maravilla, Acquaman, Cyborg, Hawkman, Green Arrow, etc. Entre otras cosas porque podía jugar con ellos, podía jugar con los juguetes de los Superamigos. De todos esos personajes, no obstante, no sé por qué pero siempre sentí más atracción por Flash. Quizás por su traje rojo, aerodinámico, alitas doradas en las orejas, rayo bestial en el pecho, porque sabía que, más allá de la carrera en el cómic, en materia de rapidez le ganaba hasta a Superman.

Además, uno de los cómics que más me marcaron cuando chiquillo, y que llegué a comprar en la farmacia Hyde Park, fue el issue número 8 de la serie (de 12 issues) Crisis of Infinite Earths. En ese cómic, excitante desde su misma portada, Barry Allen-Flash daba su vida por todos. Sacrificó su vida por todos. Salvó a todos. Y murió. Y no fue una muerte de cómics de hoy día (en donde no se muere realmente, sino que se muere de mentira), sino que su muerte se mantuvo por sobre 20 años. Y luego en el issue #12 de Crisis, Wally West, que hasta ese momento había sido Kid Flash, se convirtió en el Flash.

Flash reflexión

Crisis on Infinite Earths #12 (1986)

Y fue Wally West, realmente, el Flash con quien yo me crié y crecí.